El joven trabajador notó el deterioro del carro y decidió arreglarlo y hacerle unas cuantas mejoras. Mirá como quedó.


En los tiempos que corren, llena el alma constatar que todavía queda gente buena: es el caso de Alejandro Argañaraz, un chapista del barrio 200 Años de la ciudad salteña de Orán, quien decidió remodelar el carrito que usaban para transportar a Jorge “Koki,” un joven con una discapacidad motriz, y hacer de sus paseos por la ciudad, una aventura.

El carrito de Jorgito “Koki,” antes del tuneo.

El joven trabajador había notado como el carrito de “Koki” se había deteriorado, razón por la cual decidió ofrecerle la reparación en su taller de chapa y pintura “Metalúrgica Don Jeremías.”

Las mejoras en proceso en el taller “Metalúrgica Don Jeremías.”

No fue fácil convencer a “Koki” que debía desprenderse de su preciado juguete por unos días, pero finalmente lograron convencerlo. Alejandro no se limitó al arreglo del carrito, sino que le implementó varias mejoras que facilitarían el transporte del joven.

Los detalles de terminaciones.

“Fuimos a su domicilio y hablamos con Jorgito y lo convencimos para que nos deje darle una sorpresa. Para ello debíamos llevarnos su juguete, el que todos los días lo traslada de aquí para allá. No quería desprenderse hasta que le dijimos que estaba muy deteriorado, que en cualquier momento quedaba a pie en cualquier lado y después tendría que esperar mucho más sin tenerlo y bueno… Hasta q Jorgito entendió y aflojó…”escribió el chapista en su Facebook.

Así quedó finalmente el carrito.

Koki no pudo ocultar su alegría al ver las mejoras en su juguete y medio de transporte preferido. “El arte más noble es hacer feliz a los demás, sencillamente,” concluyó el chapista solidario.

Alejandro y “Koki”, felices.






Comentarios