En agosto de 2018, luego de que la Municipalidad de Salta aplicara la ordenanza que prohíbe la tracción a sangre, cientos de animales fueron secuestrados y derivados al predio de Caballería de la Policía.

Allí, la cantidad de animales, la falta de espacio y las pobres condiciones derivaron en problemas de peso y de salud para los equinos.

Caballos en Caballería de Salta. (La Nación)

Ante esta situación APAN presentó un plan de trabajo junto a las fundaciones Santuario Equidad y Franz Weber, para rescatar a los animales hacinados en el predio.

"La Corte aprobó el proyecto de trabajo y los animales fueron trasladados al Santuario Equidad de Córdoba", cuenta en el informe Alejandra García, directora del Santuario y destaca: "hubo causas de maltrato y contravenciones que hizo que la Policía secuestre a esos animales pero también una mala aplicación de la ordenanza que nunca tuvo en cuenta el destino final de los animales".

Estar en permanente contacto con sus heces y orina les trajo muchos problemas de cascos.

De los animales de Salta, el Santuario recibió 77 caballos, yeguas, potrancas, burros y mulas, y algunos de ellos fueron adoptados.

“Los animales estaban en completo estado de hacinamiento, los machos sin castrar estaban en el mismo corral que las hembras lo que generó nuevos nacimientos. Los animales estaban famélicos, su alimentación era deficiente y el acceso al agua limpia muy precario”, detalla el informe.

Los caballos en el predio.

“Rescatamos 95 animales en total y nacieron nueve crías gracias al trabajo en equipo”, explica.