Está acusado de no presentar informes sobre el estado del muncipio de Santa Victoria Este y de abandonar a las comunidades nativas de la zona.


Sigue el escándalo entorno al intendente de Santa Victoria Este, Rojelio Nerón, quien fue denunciado por el Concejo Deliberante de ese municipio de negarse a entregar informes sobre el manejo de fondos de la comuna. En el marco de la investigación, el fiscal Armando Cazón lo imputó por la supuesta comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público en grado de autor.

Nerón se presentó en la audiencia de imputación acompañado de su abogado y se comprometió a aportar la documentación correspondiente al estado patrimonial del municipio.

Días atrás, el vicepresidente del Concejo Deliberante de Santa Victoria Este, Samuel Gilobero junto al representante del Movimiento Indigena, Abel Mendoza, denunciaron que el Intendente no contestó pedidos de informes recibidos desde diciembre del año pasado sobre patrimonio, convenios, ingresos y egresos de fondos al Municipio, entre otros temas.

También lo acusan de abandono a las comunidades nativas de la zona. Denunciaron que Nerón tampoco respondió a los caciques sobre las consultas referidas a módulos alimentarios, pozo de agua, programa Ticket Hay Paz, copa de leche y coordinación de ANSES respecto de la atención al público de la ayuda social. Dijeron además que no asistió a la viuda del del exsecretario de Obras Públicas de Santa Victoria, Pedro Lozano, quien tiene 6 hijos y no cuenta con ayuda alimentaria. 




Comentarios