Desde el Gobierno nacional anunciaron que el aislamiento obligatorio se extenderá hasta el 23 de abril aunque habrá algunas excepciones para sectores que necesitan activar su economía. Ante este panorama, SAETA trabaja en el diseño de las medidas que se implementarán en los colectivos para continuar con las acciones de prevención del COVID-19.

El presidente de la empresa de transporte público, Claudio Mohr, adelantó que analizan que haya un tope máximo de pasajeros por unidad y que obviamente ninguno viaje parado. Por otro lado, se establecer el uso obligatorio de máscaras faciales (también barbijos) en consonancia con la obligatoriedad establecida por el Gobierno provincial.

Dijo que también se evalúa continuar con la circulación de los colectivos en horarios reducidos. En la actualidad, las unidades realizan sus recorridos en tres franjas del día y solo transportan al personal de Salud y Seguridad de 5.30 a 8.30, de 12 a 15 y desde las 19 a las 22.30.