No pueden ingresar ambulancias ni alimentos y Los Toldos queda así al borde del desabastecimiento.


Los Toldos es una pequeña localidad de la provincia de Salta situada en el departamento de Santa Victoria y muy cerca del límite con Bolivia. Se halla en el borde oeste de las selvas de las Yungas, al norte de la provincia de Salta. En el punto exacto donde los bosques empiezan a fundirse con los pastizales prepuneños, a 1.600 metros sobre el nivel del mar.

Los Toldos, Salta

Por esas particularidades de la geografía salteña, a Los Toldos no se puede acceder desde la Argentina. Para llegar a Los Toldos primero hay que ir a la ciudad de Orán, luego por la RN 50 hasta la localidad limítrofe de Aguas Blancas, allí se cruza a Bolivia y luego hay que recorrer 110 kilómetros por suelo extranjero hasta el puente que vuelve a unir Bolivia con Argentina. Por último se transitan 15 km faldeando un pintoresco camino de montaña que lo elevará hasta el Abra de Toldos, donde nace el gran valle de altura de Los Toldos.

Los paisajes de yungas en la reserva El Nogalar, en Los Toldos.

Lo cierto es que en medio de la emergencia que se vive a nivel mundial por la pandemia del coronavirus, Bolivia había decretado hace unos días el cierre de fronteras, y ayer el presidente Alberto Fernández decretó lo propio para la Argentina, situación que deja al pequeño pueblo de Los Toldos completamente aislado.

El puente de ingreso a Los Toldos.

Según manifestó a FM Aries el intendente de Los Toldos, Virgilio Mendoza: “Estamos en una situación complicada porque se nos están desabasteciendo los comercios y no tienen como proveerse desde Orán”. Y, según dijo Mendoza, el miércoles pasado fue la última vez en la que pudieron recibir mercadería y a medida que avanzan los días comienzan a escasear algunos productos.

La semana entrante ya estaríamos en problemas. Por ahora no se consigue ni fruta, ni verdura fresca ni lácteros”, expresó el jefe comunal, y luego agregó que por fortuna recibieron 100 módulos alimentarios para las familias más necesitadas, pero el clima impidió la segunda entrega. Sin embargo, estos productos no son para comercios, sino para familias, por lo que restaría normalizar el abastecimiento comercial y asegurarse la forma en la que se procedería ante una eventual emergencia médica.




Comentarios