Durante el mes de enero, varios choferes de colectivo sufrieron ataques de violencia y amenazas en reiteradas ocasiones. Por esto, la Sociedad Anónima del Estado de Transporte Automotor (Saeta) considera la posibilidad de poner más cámaras de seguridad en los colectivos. Aunque todavía no se especificó la cantidad de cámaras, el plan es poder agregarlas este mismo año.

El jueves por la noche, el coche 792 de la línea del 7C fue apedreado en el límite de los barrios Solidaridad y Convivencia, pero antes de este evento otros colectivos de la misma línea habían sido atacados. Antes del suceso del jueves, se realizó una reunión entre Claudio Mohr, el presidente de Saeta, y funcionarios del Ministerio de Seguridad de Salta para solucionar el problema.

Ataque a colectivo del 7C (Informate Salta)

De esa reunión surgió esta medida, en la cual están trabajando y hablando con la empresa, puesto que requerirá una gran inversión. Por ahora, sólo 30 unidades cuentan con monitoreo permanente, con énfasis en las noches, y con cuatro cámaras por vehículo. También se regorzó la seguridad en las puntas de línea.

En el último ataque se siguió un nuevo protocolo, donde el chofer detuvo el vehículo, accionó el botón antipánico y asistió a la mujer lesionada por los vidrios rotos. A pesar de este hecho, no se realizarán restricciones de servicio como hicieron con las líneas 7A y 7B.

Además, Claudio Mohr mencionó que se identificaron a los atacantes de la unidad de Saeta en zona sudeste: serían niños de 10 años. Instó a los ciudadanos a llamar al 911 al ver situaciones de peligro, y a que los padres controlen a sus hijos.

El servicio nocturno de colectivo no se levantará, pero se están buscando formas de prevenir hechos vandálicos o violentos.

Ataque a parador de SAETA (El Tribuno)