El niño estaba por ser dado de alta después de un cuadro de salmonella, cuando empeoró repentinamente.


Lo que parecía una simple salmonella, de graves síntomas, pero de conocido y efectivo tratamiento, terminó en tragedia luego de que un niño ingresara al hospital Joaquín Corbalán, ubicado en la ciudad salteña de Rosario de Lerma, y muriera a los dos días mientras era trasladado en código rojo por una ambulancia que no contaba con oxígeno.

La madre del pequeño denunció ante la Justicia ciertas irregularidades que tuvieron lugar durante la internación de su pequeño hijo, Bautista.

“Mi bebé estaba sonriente y mejorando. Hasta llegó a comer, y todo, estaban por darle el alta. El jueves en la noche una enfermera le puso un antibiótico al otro nene que estaba internado al lado de la cama de mi hijo, yo noté que era distinto por el color, al rato ese niño comenzó con convulsiones y a ponerse muy mal. Llamaron a los médicos porque decían que a ese niño lo tenían que trasladar porque de repente empeoró. Mientras eso sucedía la misma enfermera le suministro el mismo médicamente a mi hijo”, contó la mujer en diálogo con El Tribuno.

De acuerdo al relato de la madre, una médica inmediatamente cuestionó a la enfermera sobre el medicamento: “¿Qué le diste?”, a lo que la enfermera respondió que el mismo medicamento.

“Mi criatura se puso peor, y cambiaron la orden de traslado en código rojo. Bautista estaba muy mal, no podía creerlo. Horas antes estaba bien, ese medicamento cambio su estado de salud. Para colmo en medio del camino al materno infantil mi niño se murió. La ambulancia se le había acabado el oxígeno que le colocaban a mi hijito,” contó la madre.

Debido a la denuncia ante la Justicia, el pasado viernes se le practicó una autopsia al cuerpo de la criatura cuyo resultado fue muerte por paro cardiorespiratorio, y se menciona la salmonella.

Sin embargo, la madre del niño cuestiona este resultado, y denuncia que lo que acabó con la vida de su hijo fue un medicamento mal suministrado y la falta de oxígeno en la ambulancia.




Comentarios