Además de sumar sabores y texturas a los platos, las semillas son una fuente increíble de nutrientes. El chef Pablo Martín, un especialista en alimentación saludable y consciente, armó su top five de infaltables en la alacena: chía y lino, que aportan Omega 3; amapola y sésamo integral, por ser fuente de calcio, y girasol, poderoso antioxidante.

En cuanto a las semillas grandes, recomienda las nueces y almendras. Es importante activarlas sumergiéndolas en agua entre 8 y 12 horas como mínimo para despertar sus nutrientes y para asimilarlas al cien por ciento. Otra opción es molerlas y romper su estructura con un mortero o licuadora (sin llegar a hacer harina).

La forma más fácil de consumirlas es en ensaladas o como snacks (activándolas y deshidratándolas o licuándolas directamente una vez coladas). "Yo preparo un rawmesan –un reemplazo vegano del parmesano, muy rico y nutritivo– procesando nueces, girasol, sésamo integral, un diente de ajo, cúrcuma y sal", cuenta el chef, que tiene más ideas en su cuenta de Instagram y también en su página web.

Un gran vino para una gran causa

En el contexto de Octubre Rosa, Susana Balbo Wines se sumó a la concientización sobre la prevención del cáncer de mama. Este mes, con la venta de cada botella de CRIOS Rosé de Malbec 2019, hará una donación a la ONG FundaVita, que trabaja en la prevención del cáncer.

Este rosado hecho a base de sangría de una extracción de Susana Balbo Signature Malbec y elaborado con uvas de Paraje Altamira, es fresco, seco y delicado, con aromas y sabores a frutillas y grosellas que conducen a un paladar equilibrado y un final vibrante. Acompaña pescados, hojas verdes frescas y pollo grillado.

Vino Crios (Rumbos)