“¡Policía, policía! ¡Tírense al piso!”, gritaron los asesinos de Julián Zanier (23) este jueves antes del amanecer en Fontana al 3100. La frase forma parte de los primeros testimonios sobre el brutal homicidio en Nuevo Alberdi. El fiscal Patricio Saldutti confirmó que el cuerpo de la víctima presentaba 32 heridas de bala en la inspección preliminar.

//Mirá también: Entraron como si fueran policías y dispararon 50 veces para matar a un joven

Después del procedimiento para examinar la escena del crimen, el representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) detalló que recogieron 69 vainas servidas en la vivienda y el pasillo de Fontana al 3100. Todas corresponden a proyectiles calibre 9 milímetros.

El funcionario ratificó que el joven fallecido tenía pedido de captura por un homicidio cometido en febrero de 2020. En cuanto al accionar de los asesinos, precisó que utilizaron una maza para entrar por la fuerza al domicilio. Así rompieron las dos puertas y luego acribillaron a la víctima fatal y a su cuñado.

//Mirá también: Matan a tiros a otro hombre en Rosario y suman cinco las muertes violentas en 24 horas

Entre otras cuestiones relevantes para la causa, Saldutti indicó que dentro de la casa secuestraron un arma calibre 380 con una caja de municiones y el cargador lleno. Si bien no descartaban la posibilidad de que los elementos hayan sido descartados por los tiradores, en la zona no hallaron vainas compatibles con su uso.

Respecto de Agustín A., el hermano de la pareja de Zanier, el fiscal dijo que lo habían derivado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) con cuatro heridas de bala. Una vez que lo atendieron en el efector, los médicos decidieron operarlo porque su estado era crítico.