Se achicó un 25% la cantidad de taxis circulando en Rosario, y se perdieron mil puestos de trabajo en el rubro, según indicaron desde el Sindicato de Peones. “Lo que falta no son coches, sino choferes”, señalaron.

//Mirá también: Imputaron a Horacio Boix por contratar a Los Monos para recuperar a tiros el Sindicato de Taxistas

Conseguir taxi en Rosario durante la noche se vuelve una tarea casi imposible y esa realidad se hace más visible en momentos en los cuales se junta mucha gente por algún evento masivo, como sucedió este sábado por la noche con la Noche de las Peatonales.

La queja es constante y este lunes, el intendente Pablo Javkin redobló la apuesta solicitando sanciones para los servicios que no cumplan con su horario nocturno. Desde el Sindicato de Peones de Taxi pusieron el foco en la ausencia de choferes y explicaron las razones de esta situación.

“Hoy por hoy cualquier trabajador que aspire a trabajar en la actividad de taxista se encuentra con varios problemas. Uno de ellos es el tema contractual, los titulares de taxis, al no sentirse controlados por el municipio, registran mal a los trabajadores y los choferes trabajan de forma totalmente irregular ante la necesidad de trabajo”, explicó Gianotti y por otro lado, remarcó el tema de la inseguridad que “hace cada día más imposible el trabajo”.

Taxis en la ciudad de Rosario\u002E (@Nachopellizzon)

En concordancia, resaltó que durante los cuatro años del gobierno anterior, sumado al año y medio de pandemia, el sector perdió unos 1000 puestos laborales, la mayoría de ellos del horario nocturno. Pese a que las licencias actualmente son 4 mil, al menos el 25 por ciento de ese total no está circulando.

“A nadie le va a seducir trabajar en un taxi en las condiciones que hoy un titular ofrece. No se arriesgan por 50 o 60 mil pesos por mes. Además para hacer una diferencia hay que trabajar por lo menos 12 horas diarias, es totalmente insalubre”, manifestó el dirigente gremial.

//Mirá también: Entra en vigencia la nueva tarifa de taxis y remises en Rosario

Por ello, Gianotti destacó que el municipio debería preocuparse más por los controles que por las sanciones, y pidió que se salga a monitorear el estado en el que los choferes salen a trabajar durante la noche.  “No se han cumplido ninguna de las promesas en materia seguridad, los choferes salen desprotegidos, sin mamparas y encima muchos de ellos sin obra social ni ART”, remarcó.

En tanto, exigió que “si el municipio quiere que la actividad taxista siga funcionando y que se cumpla la función de servicio público”, ellos deberían tener un control sobre los horarios sobre quien maneja y en qué condiciones.