En el tercer día después de la tormenta que azotó al departamento San Lorenzo, la Empresa Provincial de la Energía (EPE) confirmó este miércoles que varios sectores de la región seguían sin luz. Debido a la magnitud del daño, reforzaron el trabajo de las cuadrillas para normalizar el servicio en las localidades afectadas.

La compañía informó que el temporal golpeó duro sobre la red de media y baja tensión en el norte del Gran Rosario. En la principal ciudad del cordón industrial, este martes ya estaba activo el 85 por ciento de las conexiones domiciliarias, por encima del nivel de reposición en Oliveros, Timbúes y Ricardone (80 %), Puerto General San Martín (60 %) y Aldao (40 %).

A diferencia de lo que ocurría en áreas urbanas, la EPE detalló que los usuarios rurales de la región tenían suspendido el servicio de energía eléctrica. En total, en San Lorenzo tuvieron que reponer y levantar más de 1.500 postes de luz.

La empresa recomendó evitar la manipulación de las instalaciones afectadas por la tormenta. Así apuntan a que sólo intervenga el personal de organismos locales y provinciales que colabora para normaliza el servicio.

En lo que respecta a la red de media tensión, este martes ya se había restablecido por completo la red en Ricardone y Andino. En el caso de San Lorenzo y Oliveros, el servicio funcionaba al 90 por ciento, un nivel mayor que el de Timbúes (85 %), Puerto General San Martín y Aldao (ambas al 70 %).