La causa penal sobre contaminación en Petroquímica Bermúdez se reactivó a medias este lunes. La Justicia de San Lorenzo dictó un cuarto intermedio para analizar la situación de Sergio Taselli y otros dos directivos de la firma en relación al archivo dictado hace casi dos años.

Al cabo del debate en los Tribunales provinciales del cordón industrial, el ex fiscal regional rosarino Patricio Serjal quedó imputado por incumplir sus deberes al ordenar que se cerrara la investigación del caso. Al igual que a Gustavo Luzzini, por entonces fiscal de Estado adjunto de Santa Fe, le atribuyeron el delito de encubrimiento por el daño ambiental que generó la situación en la ex Electroclor.

Al margen de su rol como presunto organizador de una red de juego clandestino en la región, los encargados del caso consideran el nicoleño además omitió la persecución penal que correspondía por los “niveles fabulosos” de sustancias tóxicas que había en el predio hoy clausurado.

En el caso de Taselli, su hijo Máximo y su yerno Matías Gallegos, los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery plantearon son responsables de contaminación dolosa por medio de la utilización de residuos peligrosos calificados. Sin embargo, la defensa encabezada por Mariano Cúneo Libarona argumentó que el tema ya fue resuelto cuando se dictó el archivo en 2019.

La situación procesal del empresario sobreseído en la causa de los cuadernos y los demás directivos recién se definirá el 5 de marzo. El juez Carlos Gazza fijó esa fecha para citar nuevamente a las partes y analizar la decisión previa de su par Juan José Tutau respecto de los tres sospechosos. Para entonces, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) planea llevar nuevamente las pruebas para indicar que la resolución inicial fue “inválida”.