La Municipalidad de Rosario presentó las nuevas metas para lograr una significativa reducción en los residuos urbanos, con propuestas para minimizar la generación, implementación de servicios con fuerte hincapié en la fracción orgánica -siendo la primera gran ciudad del país en separarlos a gran escala-, y fomentando la obligatoriedad en la separación donde haya servicios disponibles. La presentación, encabezada por el intendente Pablo Javkin, se realizó en el Centro Ambiental de Residuos, donde está próxima a inaugurarse una nueva planta de tratamiento de reciclables.

Javkin, acompañado del secretario de Ambiente y Espacio Público, Diego Leone, anunció allí que se enviará el proyecto de modificación para la ordenanza Nº 8335/2008, planteando así nuevas metas y acciones para llevarlas adelante, en pos de lograr la reducción y valorización de los residuos generados en la ciudad. Para ello, se enfatizaron diez puntos clave, actualizando los plazos y generando una reducción progresiva en la cantidad enviada al relleno sanitario.

Tras reunirse con organizaciones sociales vinculadas a la temática, Javkin afirmó: “Esto es un trabajo combinado que nos permitirá algo fundamental, que todos entendamos en nuestro domicilios que tenemos que separar. Hay que generar una cadena valiosa en lo social y también muy sustentable en relación a lo ambiental”. Y amplió: “Las sociedades más avanzadas en materia de residuos hacen en su casa un trabajo artesanal de separar orgánicos, restos y reciclables, y luego el Estado realiza el resto del trabajo. Mientras más separemos en casa, luego el sistema de recolección y tratamiento diferenciado podrá hacerse mejor”.

Anuncio de Javkin del nuevo plan de basuraMunicipalidad de Rosario

Asimismo, el intendente anunció una prueba piloto para la separación diferenciada de residuos orgánicos en un sector de barrio Sarmiento. “Vamos a comenzar en un barrio como es Sarmiento, que ya tiene una experiencia y una historia en la separación de reciclables. Queremos mostrar ahí y a través de esta estrategia que podemos mejorar la separación domiciliaria en zonas urbanas”, sostuvo.

Entre los puntos salientes del nuevo proyecto de ordenanza, se destaca la obligatoriedad para los vecinos y vecinas de la ciudad en la separación de residuos cuando se cuente con infraestructura y servicios disponibles, mientras que también se abordará fuertemente la fracción orgánica, que representa la mitad de los residuos domiciliarios generados. Asimismo, las metas de reducción serán estipuladas a través de diferentes tasas, permitiendo tener objetivos más concretos.

Además de esto, el municipio encabezará un fuerte plan para eliminar los plásticos de un solo uso, mientras que también se implementarán estrategias vinculadas a la sustentabilidad económica en el tratamiento y el reciclaje con inclusión social. En el mismo sentido, se llevarán adelante campañas de educación y concientización para la gestión de los residuos.

Plan municipal de reducción de basura en RosarioMunicipalidad de Rosario

Segunda planta de tratamiento

En lo inmediato, la ciudad sumará su segunda planta de tratamiento, emplazada en el Centro Ambiental de Residuos. Allí, en pocos días se inaugurará la Planta de Tratamiento de Reciclables, que procesará 50 toneladas diarias de este material, dándole una escala mayor aún y sumándose a la actual Planta de Tratamiento y Compostaje, que procesa 150 toneladas por día.

“Para bajar la cantidad de residuos que enterramos en el relleno sanitario tenemos que pensar en valorizar. Cuando generamos residuos, el 58% es material orgánico que podemos transformar en compost como hacemos en la Planta. Es por eso que seremos la primera gran ciudad del país en tratar a gran escala los residuos orgánicos, entendiendo que sin esto será muy difícil lograr las metas de reducción propuestas”, siguió.

“Tenemos que profundizar las estrategias porque hoy tratamos en la planta 150 toneladas y hoy la ciudad genera casi 1.000 -concluyó el secretario-. Tenemos una serie de proyectos para ir generando y construyendo nuevas plantas a través del tiempo, y por ello en la propuesta hablamos del 2040, porque la experiencia nos marca que todo junto no se puede hacer, al haber tantos recursos económicos con los que hay que contar para construir esta infraestructura”.