En el marco del debate sobre la actualización del Código de Faltas, este lunes avanzó en el Concejo un proyecto para aplicar multas más graves por el uso de Uber y otras aplicaciones ilegales para transporte de pasajeros. De ser aprobado, el mismo establecerá un piso de 100.000 pesos para la sanción.

La iniciativa del edil oficialista Fabrizio Fiatti apunta a incrementar el monto a pagar cuando una persona se encuentre prestando servicios que no cumplen con la normativa que regular el sistema de taxis y remises. Puntualmente alude a “medios electrónicos de alto alcance” para referirse a plataformas como la de la firma de origen estadounidense.

La propuesta recibió el apoyo del concejal Eduardo Toniolli, quien desde la oposición rechaza que se permita el funcionamiento de Uber y demás compañías similares. Al respecto, el dirigente justicialista opinó que “la empresa es de delincuentes y viola disposiciones”.

Desde otro sector del Frente Progresista, Lisandro Zeno respaldó el proyecto pero hizo la salvedad de que la reforma debe excluir el car pooling. Así, el representante del Partido Demócrata Progresista (PDP) consideró que no deben multarse a quienes usan apps que permiten hacer viajes compartidos para reducir gastos. Al respecto, recordó que esta modalidad desalienta el uso de autos particulares y contribuye a reducir la contaminación ambiental.