La Secretaría de Control y Convivencia de la Municipalidad secuestró en las últimas horas tres vehículos que trabajaban con la plataforma Uber, no autorizada para funcionar en Rosario.

Se trató de un Toyota Corolla, encontrado frente a la sede del Cemar en San Luis y Moreno, un Toyota Etios en Oroño al 100 (Pichincha), y un Fiat Mobi en Arijón al 1400 (zona sur). Desde el área de control señalaron que con estos operativos la app quedó casi sin coches disponibles, porque ya de por sí no contaba con demasiados.

Por otro lado señalaron que quienes trabajan con esta plataforma suelen eludir el centro para bajar las chances de ser detectados, aunque muchas veces son los propios pasajeros los que realizan las denuncias enviando capturas del celular en la que muestran la app con la que pidieron el vehículo.

Cabe resaltar que los vehículos incautados fueron remitidos al corralón municipal y a los choferes se le labra un acta por remisería ilegal y se da intervención al tribunal de faltas para que establezca la sanción correspondiente, que podría ser económica más la retención de la licencia de conducir.