Garbarino reabrió los cuatro locales que tiene en Rosario, luego de cuatro días, y abonó parte de la deuda que mantenía con sus empleados. La semana que viene habrá otra reunión para terminar de acordar la salida del conflicto.

//Mirá también: Se perdieron 1500 puestos de trabajo en comercios de Rosario desde el inicio de la pandemia

En la semana se produjeron varios encuentros entre directivos de la empresa, el sindicato de Empleados de Comercio y funcionarios del Ministerio de Trabajo de la Nación, habida cuenta que la medida adoptada por la firma de cerrar sucursales se había replicado en varias partes del país.

En Rosario concretamente, se materializó el lunes, pero a los 70 empleados -entre activos y suspendidos- ya se les debía buena parte del salario de marzo y el de abril. Finalmente entre miércoles y jueves comenzó a saldarse parte de la deuda y los trabajadores percibieron todo marzo.

La promesa es que en los próximos días, con lo recaudado a través del Hot Sale, se empiece a pagar el salario de abril en cuotas, según confiaron fuentes del gremio a Vía Rosario. Al parecer, desde la empresa habrían descartado por el momento cerrar de forma definitiva en la ciudad, tal como se había especulado.

//Mirá también: Garbarino cerró sus locales en Rosario mientras hay largas colas en Falabella

No obstante, el conflicto aún no está del todo resuelto, habida cuenta que Garbarino debe cerca de $2.300 millones, con casi u$s100 millones de cheques rebotados, y ya se blanqueó la necesidad de la llegada de algún inversor para enderezar la nave y avanzar en la transformación de la empresa, que busca apostar fuerte el comercio electrónico.

La idea es que el miércoles de la semana que viene se realice otra reunión entre las partes para terminar de delinear el acuerdo que le de continuidad a las operaciones de la casa de electrodomésticos.