“La ligó de arriba, no tenía problemas con nadie”, afirmó una mujer enojada este lunes a la tarde. Así describió como mataron a balazos a un adolescente que jugaba al fútbol con sus amigos en la zona oeste de Rosario. El asesinato fue el segundo confirmado durante la jornada en la ciudad.

El crimen ocurrió alrededor de las 18 en un descampado ubicado cerca del cruce de Valparaíso y Garay. Los primeros testimonios indican que los tiradores llegaron a bordo de un auto bordó. Cuando bajaron, fueron a buscar al chico de 16 años y lo acribillaron para luego darse a la fuga.

Según los testigos que estaban allí, los agresores circulaban en un Citroën C3. En cuanto al motivo del homicidio, su padrastro contó que el niño “tuvo un problema” con otro joven días atrás. A partir de ese antecedente deslizó que los responsables pueden ser familiares o amigos de ese muchacho, pero otra vecina aseveró que nunca había tenido inconvenientes con nadie.

Fuentes consultadas por Canal 3 apuntaron que al chico fallecido le dispararon al menos 8 veces y lo remataron luego de herirlo a plena luz del día. Tras el deceso, su madre debió ser asistida por médicos del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies).

Dos horas antes de este episodio, la Policía comenzó a investigar un segundo crimen cerca del límite con Pérez. En ese caso, un hombre que trabajaba en inmediaciones del cruce de Avenida de las Palmeras y Uriburu dio aviso sobre la presencia del cadáver de un joven de entre 20 y 25 años.

El cuerpo presentaba múltiples lesiones de arma de fuego en la nuca y el hombro. No obstante, no trascendieron indicios sobre la circunstancia en la que fue asesinado.