La mayoría de los cabecillas de Los Monos están presos, al igual que los líderes de otras organizaciones narco de Rosario. Sin embargo, la disputa entre ellas continúa. En ese contexto, la Justicia recibió este martes nueva evidencia del peso que conserva el nombre de Ariel Máximo Cantero hijo. Un detalle llamativo es que a “Guille” lo identifican con un emoji en los mensajes enviados a la banda de Alan Funes.

La conversación se abrió a partir del ataque a balazos contra la casa de una familia de la comunidad gitana en Bulevar Oroño al 4300. Antes de efectuar 13 disparos, el tirador tiró un papelito por debajo de la puerta con un número de celular para completar la amenaza.

La víctima preguntó: “¿Con quién andás? Nosotros también somos de la mafia”. Luego añadió un emoji de una cara con lentes para indicar que se maneja con “Guille” Cantero. “Nosotros somos ‘Los Monki’”, añadió en otra parte de la charla virtual, según informó La Capital.

La referencia gráfica del líder de “Los Monos” ya apareció en mensajes de chat recopilados en otras investigaciones. En este caso, da cuenta de la situación de uno de sus aliados ante el avance de una organización rival en la zona sur de Rosario.

Luego de la identificación de 17 personas vinculadas a la organización comandada por Alan Funes, la Fiscalía denunció que su hermana menor de edad manejaba la moto utilizada en la balacera en cuestión. La adolescente también manejaba la venta de drogas del principal búnker de la asociación ilícita, ubicado sobre Chacabuco al 4100.

Imputan a familiares de Alan Funes como parte de una banda narco

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) identificó a otros parientes del líder de la banda como parte de las actividades delictivas que ordenaba desde la cárcel de Ezeiza. Su abuela guardaba en su casa el dinero que obtenían de los negocios ilegales.

Así como su hermana era la voz en la calle, Funes también se apoyaba en su familia política para otro tipo de delitos. Entre las 16 personas que quedaron bajo prisión preventiva este martes aparece Lorena Ortiz, la tía de su novia Jorgelina Selerpe. La mujer le dio información para enviarle amenazas extorsivas a un exdirectivo de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).