La Justicia Federal condenó este miércoles a 24 personas por tráfico de drogas en Rosario. El principal responsable de la organización es Ramón Javier Insaurralde. El “Rengo” recibió una pena de 18 años y tres meses de prisión en el marco de una causa que involucró a otros miembros de su familia por la venta de estupefacientes en el oeste de la ciudad.

Para el tribunal quedó comprobado que el líder de la banda seguía activo en su rol a pesar de que estaba en la cárcel. Parte de la operatoria quedó al descubierto a principios de 2017 a raíz de un procedimiento a cargo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) para secuestrar la mercadería ilegal y detener a buena parte de los imputados.

Fernando y Brian Insaurralde fueron señalados como los principales responsables en la cúpula de la estructura delictiva. El primero es el hijo del jefe y recibió una condena de 10 años de prisión, mientras que el segundo -sobrino del principal acusado- recibió una sanción de 9 años. Otro punto saliente del debate fue el pedido del fiscal Federico Reynares Solari para investigar la actuación de los abogados defensores Hernán Tasada y Mariano Scaglia como presuntos socios de sus representados.

Los jueces Eugenio Martínez Ferrero, Osvaldo Facciano y María Ivón Vella dictaron penas de hasta 8 años para el resto de los sospechosos. Las más bajas son de 3 años para partícipes secundarios y coinciden con la solicitud del Ministerio Público para castigar a los autores del tráfico de estupefacientes desde la localidad bonaerense de Lomas de Zamora para su venta en el barrio Vía Honda y otros sectores de la periferia rosarina.