Comenzó el juicio por lavado de activos contra Delfín Zacarías, el “Rey de la Cocaína” rosarino

El hombre enfrenta cargos por lavado de activos provenientes del narcotráfico en Rosario y la región.

Delfín Zacarías está complicado ante la Justicia
Delfín Zacarías está complicado ante la Justicia

El narcotraficante David Delfín Zacarías, apodado “El Rey de la Cocaína” comenzó a ser juzgado en la ciudad de Rosario junto con familiares y cómplices por lavado de activos. El monto aproximado de los activos involucrados en el caso es de alrededor de $600.000.000.

El juicio surge a raíz de la condena previa de Zacarías a 16 años de prisión por tráfico de drogas, dictada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación el 4 de abril pasado. Zacarías fue detenido en 2013 en una casaquinta de Funes, con 300 kilos de cocaína y 2.000 de precursores químicos. En ese mismo proceso, su esposa Sandra Marín y sus hijos Flavia Leilén y Joel también fueron condenados a penas de prisión.

Zacarías cayó en abril con 300 kilos de cocaína
Zacarías cayó en abril con 300 kilos de cocaína

El juicio actual, llevado a cabo por el Tribunal Oral Federal en lo Criminal 1 de Rosario, está centrado en el presunto lavado de activos por parte de la organización liderada por el hombre en el banquillo. En la audiencia inicial, el fiscal Federico Reynares Solari acusó a Zacarías de estar involucrado en el lavado de aproximadamente 600 millones de pesos.

¿qué bienes se confiscaron a zacarías?

Durante la investigación, se descubrió información relevante sobre operaciones de compraventa de bienes inmuebles. Los bienes confiscados incluyen más de 70 vehículos, más de 30 cocheras en el centro de Rosario, más de 45 terrenos vendidos por la corporación “Tierra de Sueños” y un polideportivo en construcción en la localidad de Granadero Baigorria.

En su defensa, Zacarías afirmó que los bienes estaban relacionados con su agencia de remises en Granadero Baigorria y expresó: “nunca me pareció anormal tener una mini empresa familiar, no me parecía que estaba formando una banda trabajando al lado de mi mujer, hijo e hija sino que era una empresa familiar como cualquier otra”.

Además aclaró que las cocheras registradas a nombre de su hermana y cuñado eran de su propiedad y que le pidió a su hija que realizara los trámites de compra y venta de propiedades en su nombre. Según Zacarías, esto se debió a problemas que tenía con la AFIP y a una deuda que no podía resolver.

El próximo encuentro del juicio está programado para el 9 de agosto, según las fuentes judiciales. El Tribunal Oral Federal en lo Criminal 1 de Rosario continuará evaluando las pruebas presentadas.

Temas Relacionados