Tres de los evadidos recapturados de la cárcel de Piñero fueron imputados, al igual que otras dos personas que los asistieron. Todos quedaron presos. Más temprano se había entregado Ezequiel Romero, otros de los fugados.

//Mirá también: Se viralizaron videos tras el intento de fuga y tiroteo en la cárcel de Piñero

El fiscal Franco Carbone imputó a Joel Rojas, Sergio Cañete y Alejandro Schmittlein por evasión agravada y otros delitos. A los dos primeros también los acusó por portación ilegítima de arma de fuego de guerra agravada por registrar antecedentes penales contra las personas.

En la misma audiencia se imputó a las dos personas que iban en el mismo auto en el que recapturaron a dos de los presos, identificadas como Elisabeth Álvarez y Rodrigo Leonel Gramajo. Ambos fueron detenidos el lunes alrededor de las 0.40 en un Honda Civic color azul en Pérez, en cuyo baúl iban armados Rojas y Cañete.

Una pistola 9 milímetros secuestrada en el procedimiento era de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, indicaron los voceros. Este miércoles se conoció que la policía había intentado identificarlos a pocos kilómetros del lugar, sobre la ruta provincial 14 en inmediaciones de Soldini, donde se produjo una persecución hasta el barrio Cabín 9 de Pérez donde fueron detenidos.

Según Carbone, la fuga fue “parte de un plan común y previamente organizado, contando para ello con el apoyo externo de un número de personas aún no identificadas”. De acuerdo a la acusación, al menos tres -con capuchas y uno con una careta de goma- cortaron un alambrado perimetral del penal con una amoladora e ingresaron al predio, donde comenzaron a disparar contra las garitas del personal penitenciario.

“Luego de 200 metros aproximadamente, y tras haber sobrepasado cuatro de las garitas antes mencionadas, se apostaron debajo de la garita número 5 del Módulo D, y mientras dos de ellos continuaban efectuando disparos contra el personal policial, el restante realizó un corte con la amoladora en el segundo cerco perimetral”, sostuvo el fiscal y agregó que luego cortaron un tercer tejido.

Finalmente, ocho reclusos se fugaron en un Peugeot 308 en el que habían llegado quienes dieron el apoyo externo al plan de evasión. La principal hipótesis de los investigadores es que el organizador de la fuga fue Claudio “Morocho” Mansilla, un narco de 38 años involucrado en tres asesinatos.

//Mirá también: Presos en Piñero planearon pagar $30.000 para celebrar cumpleaños con fernet

El fiscal solicitó el martes la captura internacional de cinco evadidos -aunque Romero se entregó este miércoles- al entender que Mansilla podría intentar escapar a Paraguay, país en el que mantiene contacto con personas vinculadas al tráfico de estupefacientes.

La jueza penal Paula Álvarez tuvo por formalizada la audiencia imputativa y dictó prisión preventiva efectiva por dos años para los cinco imputados.