A pocos días para el partido, todavía no se sabe dónde se jugará el Clásico rosarino y de hecho ni siquiera está confirmado que se dispute. Nada nuevo en el desastroso fútbol argentino. En este contexto, el vicepresidente primero de Central, Ricardo Carloni, consideró que “sería absurdo que el clásico no se jugara en Rosario, un clásico que es el segundo o el tercero más importante del fútbol argentino”.

//Mirá también: Las razones por las que el Clásico rosarino entre Central y Newell’s podría suspenderse

La Provincia pidió a la AFA y a la Liga Profesional que el clásico rosarino se juegue en horario nocturno con la televisación liberada con el objetivo de que evitar reuniones en bares o domicilios particulares entre los hinchas que no tienen contratado el servicio Pack Fútbol. Del mismo modo, las autoridades provinciales pretenden desalentar que se produzcan concentraciones en la ciudad en caso que el clásico tenga un ganador.

Rosario Central y Newell's empataron 1 a 1 en el clásico rosarino el domingo 15 de septiembre de 2019. (Rosario Central)Rosario Central

El temor es que las aglomeraciones incrementen los casos de coronavirus. Actualmente están ocupadas el 86% de las camas criticas y el 65% corresponde a pacientes Covid-19. “Estamos altos con los casos, tuvimos un pico de 3.000. Suspendimos cirugías, desde las 21 no tenemos circulación”, señalan desde el área de Salud.

Por eso la estrategia de las autoridades provinciales es abortar toda posibilidad de circulación debido al partido, por esa razón hasta se evalúa suspenderlo o sacarlo fuera de la ciudad de Rosario, como sucedido en la Copa Argentina 2018 cuando se disputó en el estadio de Arsenal de Sarandí.

“En algún punto todas las partes tenemos algo de razón: el Gobierno de Santa Fe porque no quiere aglomeraciones y debe cuidar la cuestión sanitaria en un momento tan grave de la pandemia. La AFA y la Liga Profesional porque el partido debe jugarse. La televisión porque invirtió mucho dinero para ganar. Y nosotros porque somo locales y un hipotético cambio de cancha nos perjudicaría”, dijo Carloni a Télam.

//Mirá también: Newell’s recibe al puntero Libertad por Copa Sudamericana (21.30-ESPN 3)

“Así que Central no va a renunciar a la localía -avisó-. Espero que el partido se juegue el domingo, en el Gigante, o, si no, se va a jugar en la cancha de Arsenal”. En este punto, Carloni opinó: “Esto no es una final del torneo o un partido por la Sudamericana, es un clásico como cualquier otro, pero no es la guerra. Nosotros no vamos a ceder la localía porque si Central gana los dos partidos que le quedan se clasifica. Nosotros jugamos el día y la hora que nos digan la AFA y la Liga Profesional, pero en nuestra cancha o, en su defecto, en la de Arsenal”.

Un dirigente de la AFA llamó esta mañana a sus pares de Central para decirles que “el clásico se va a jugar en el Gigante de Arroyito, pero si el Gobierno provincial lo suspende se va a jugar en Buenos Aires”. En esta línea, si bien nadie lo dice, si el clásico no se juega en la provincia de Santa Fe, Central quiere jugarlo en el estadio de Arsenal y Newell`s en el estadio de San Nicolás, en ambos casos por cábala.