Escasez de insumos básicos para realizar prácticas, falta de mantenimiento de instrumental médico, una biblioteca que quedó en los planos y un aulario que deberá ejecutarse con fondos propios son algunas de las consecuencias que ya se sufren en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) por el recorte presupuestario. Además hay temor que la crítica situación afecte las becas y amenace la cobertura de cargos docentes.

Este miércoles se realizará en Rosario una movilización de estudiantes, docentes y directivos en reclamo de una mejor oferta salarial para los profesores, pero también en denuncia del brusco recorte que están sufriendo las casas de estudio, y que cada vez son más evidentes en Rosario.

Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Rosario.

Cuando hacia mediados de año Nación anunció una reasignación presupuestaria de $3.000 millones que estaban previstos para obras de infraestructura en universidades de todo el país, a nivel local perjudicó sobre todo a la Facultad de Ciencia Política y a la de Ciencias Médicas, que ya contaban con proyectos aprobados.

En el caso de la primera, iba a encarar un aulario que uniría a Política con Arquitectura, el cual ya se encuentra en proceso de adjudicación, pero deberá hacerse con fondos propios. Por el lado de Medicina, estaba definida la creación de un comedor universitario, que también se hizo con recursos propios.

"Con lo justo llegamos a terminar las cosas que estaban en marcha, pero de ahí en más se paralizaron proyectos que ya estaban aprobados, pero por los cuales nunca llegó el financiamiento", manifestó Alejandra Chervo, vicedecana de Ciencias Médicas. Claro que el margen de maniobra es ínfimo, ya que el 93% de los $4.600 millones presupuestados para la UNR se destinan al pago de salarios.

Facultad de Medicina Rosario

Y a la eliminación del fondo exclusivo para obras hay que sumarle que empiezan a subejecutarse partidas, y que para 2019 se vislumbra una mayor poda.

En diálogo con Vía Rosario explicó que entre ellos se encontraba una biblioteca con acceso a una base de datos internacional, que pese a no ser muy onerosa, quedó en stand by. Pero además también empezó a verse afectado aquello de lo que ya se disponía. "En el hospital de simulación tenemos la mayoría de equipos nacionales que requieren cierto mantenimiento, porque por allí pasan 2000 alumnos con mucha frecuencia", dijo. El dinero para eso tampoco está llegando.

Hospital de Simulación de la Universidad Nacional de Rosario. (Andrea Uboldi)

Ni hablar de aquellos insumos atados al dólar como los reactivos que usan los alumnos de cuarto año de la Facultad de Bioquímica, los cuales se presupuestaron con un dólar a noviembre de 2017, 60% por debajo del actual. Desde Coad señalaron que Ingeniería, Ciencias Agrarias y Ciencias Veterinarias son otras de las que evidencian problemas con los insumos.

"Por ahora no se está viendo, pero estamos alerta respecto a los cargos. Tenemos miedo que dejen de cubrirse", advirtió Chervo. Las becas estudiantiles también se ven amenazadas.