Envió una carta documento al TAS exigiendo argumentos por haber cambiado el fallo.


La marcha atrás del Tribunal de Apelaciones respecto al caso de Newell’s, al decidir devolverle dos de los tres puntos que se le había descontado, cayó mal en muchos dirigentes de la AFA, que consideraron la resolución poco seria.

El más ofuscado con el cambio de postura fue el presidente de Lanús, Nicolás Russo, aunque no por razones de estricta justicia sino por puro interés personal: con los dos puntos extra, Newell’s supera a Lanús el tabla de reparto de derechos de televisación y le arrebata más de un millón de pesos.

Muy ofuscado con la quita de plata, Russo renunció al Comité Ejecutivo de la AFA y la Superliga reaccionó instruyendo a sus abogados para que le envíen una carta documento al Tribunal para que éste remita las explicaciones del caso correspondientes.

“Sin perjuicio de la notificación formal de dicho fallo que deberá cursarse a la Superliga, le solicito se remitan dentro de las 24 horas de recibida la presente las actuaciones referidas o, en su defecto, copia certificada de las mismas”, indica el texto publicado por el portal Doble Amarilla.

Justifica la importancia de esa documentación ya que “el eventual fallo dictado en las actuaciones podría traer aparejados modificaciones en el reparto de los ingresos audiovisuales en relación al criterio de mérito deportivo, esto es a la posición final que cada Club miembro de la Superliga haya revestido en el campeonato de Primera División 2017/18”.

Según el fallo, los jueces convalidan la decisión de primera instancia que condenó a la Lepra porque no se pudo acreditar por medios aceptables haber pagado a los jugadores cuestionados. Sin embargo luego consideraron atenuantes a la sanción que Newell’s que el club no tuviera antecedentes de haber mentido o falseado la DDJJ.





Comentarios