Un grupo de vecinos radicados en el extremo oeste de Rosario organizaron una protesta contra el desalojo del predio que ocupan en medio de la emergencia sanitaria. La manifestación se realizó este lunes por la mañana y además pidieron asistencia para paliar pérdidas por las abundantes lluvias del fin de semana.

Parte de los habitantes del terreno ubicado sobre el cruce de Magaldi y Benteveo se instaló allí durante la pandemia. Se habían quedado sin trabajo y no podían pagar el alquiler. Otros llevan años allí y afirman que el propietario les permitió quedarse en las casas que habían levantado. El común denominador es el temor a que les orden irse en caso de que la Justicia tome cartas en el asunto.

La discusión sobre el conflicto se trasladó unas cuadras hacia el centro a partir del piquete que se puso en marcha sobre el cruce de Wilde y Mendoza. Si bien ambas manos de esta última avenida quedaron cerradas para el paso vehicular, el Mercado de Concentración de Fisherton funcionó normalmente en medio del reclamo.

El escenario en el sector lindero con el campo de deportes del Colegio Cristo Rey empeoró a partir de las recientes tormentas. Allí viven más de 80 familias. Quienes tienen trabajo son obreros o se dedican a hacer changas para subsistir, pero en muchos casos las necesidades son extremas y faltan desde colchones hasta alimentos, pasando por tirantes y frazadas.