La Municipalidad quiere declarar la emergencia y argumenta que la crisis es anterior a la pandemia de coronavirus.


Pasados seis meses de conflicto con el Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) en la ciudad y buena parte del interior del país, la Municipalidad decidió pedir la declaración de emergencia del servicio de colectivos en Rosario. El pedido ante el Concejo se anunció este jueves y apunta a revisar las condiciones de funcionamiento para los próximos tres años.

La secretaria de Movilidad, Eva Jokanovich, aseguró que el diagnóstico del Ejecutivo va mucho más allá del impacto de la pandemia de coronavirus. “Esto no comienza el 16 de marzo, es una crisis que se viene arrastrando y en estos meses se agravó muchísimo”, argumentó.

El proyecto que impulsa el intendente Pablo Javkin apunta a un cambio “paulatino” y busca el visto bueno en el Palacio Vasallo para sentarse a renegociar los contratos de tres empresas: la estatal Movi, Rosario Bus y El Cacique.  Según la funcionaria a cargo del tema, “hay una realidad que ya no existe“, más allá de la caída drástica de los viajes dentro de un esquema con capacidad para 550.000 pasajeros y una demanda actual que ronda los 65 mil.

En diálogo con LT8, Jokanovich es necesario diseñar un sistema “más austero”. Entre algunas alternativas, mencionó la de revisar las frecuencias y poner en la calle unidades más chicas. “No se puede tener dando vueltas colectivos vacíos“, señaló.




Comentarios