La Justicia rechazó el pedido para renovar el alquiler en la torre luego de revisar diferentes contratos e inversiones.


Quince millones de pesos parecen poca cosa frente los cien mil a los que asciende la deuda estimada de Vicentin. Sin embargo, la Justicia provincial decidió a partir de ese monto rechazar la renovación del alquiler de las oficinas de la agroexportadora en el edificio de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Los representantes legales de la firma nacida en Avellaneda habían manifestado su voluntad de mantener la sede en la torre de Paraguay al 700, cuyo contrato vence el 30 de noviembre. Sin embargo, el pedido cayó en saco roto y así se dispuso que abandonen definitivamente las instalaciones en el piso 11, por cuyo uso aún debe saldar abonar $ 15.645.987,84.

La semana pasada, el juez civil y comercial de Reconquista, Fabián Lorenzi, se inclinó por la negativa al advertir que el uso de dicho espacio no es “esencial para el desarrollo de las actividades empresariales” ni representa “alguna ventaja significativa para justificar su onerosidad”. Según informó Rosario/12, argumentó que la renovación le abriría la puerta a BCR para exigir el “pago inmediato” de la deuda.

Así como le dijo que no al pedido antes mencionado, el magistrado aprobó otro para que Vicentin siga alquilando un muelle en San Lorenzo y el servicio de una pala cargadora encomendado a la firma Semac S.A., por el cual aún debe cubrir un pasivo de casi 7 millones de pesos. Tras revisar los números, dejó pendiente la decisión sobre la participación de la empresa en el fideicomiso para la construcción de una torre de oficinas sobre Corrientes al 700, donde tenían previsto trasladarse.




Comentarios