El secretario general del Sindicato Luz y Fuerza en Rosario, Alberto Botto, informó este miércoles que tomaron una segunda muestra de un caso sospechoso de coronavirus en la Empresa Provincial de la Energía (EPE). Luego del primer contagio entre el personal local, hay 39 empleados más en aislamiento preventivo.

Respectos del estado de salud del paciente, el gremialista comentó que presenta síntomas leves y no requiere internación. "Estamos tranquilos, monitoreando y ayudando. La situción está controlada y esperamos que esto no se siga expandiendo", manifestó.

El representante del sindicato precisó que hay dos reparticiones afectadas a la investigación epidemiológica. En una de ellas se dispuso la cuarentena de 28 personas y en otra separaron a 11. Al respecto, subrayó que todas están abocadas a la atención del servicio eléctrico y no reciben al público ni a clientes en oficinas comerciales.

"Es entendible que por ahí los tiempos de respuesta vayan a demorar un poco más, tenemos las cuadrillas bastante disminuidas", reconoció Botto en un reportaje con Canal 3 sobre el impacto de las medidas sanitarias en cuanto a la labor de mantenimiento y reformas.

Desde Luz y Fuerza apuntaron que el contagio obligó a extremar los cuidados y sólo está trabajando el 50% del personal, mientras que el resto está resguardado, tal como se había procedido en el inicio de la pandemia de COVID-19. A esto agregó que hay unos 150 empleados que en esa instancia dejaron de asistir debido a que pertenecen a la población de riesgo por edad o por comorbilidades.