Un encargado de 28 años con familia a cargo denunció que lo echaron el día después de que se implementara la medida.


La Justicia rosarina admitió la presentación del primer amparo por despidos en cuarentena a contramano del decreto de necesidad y urgencia que prohíbe esas acciones en el marco de la emergencia sanitaria por coronavirus. La presentación por parte del joven que trabajaba en una cadena de heladerías podría resolverse hacia fines de mayo.

El muchacho de 28 años que era encargado de una sucursal de Gianduia decidió recurrir a Tribunales tras un pedido de reincorporación que no prosperó. Su representante detalló que lo echaron el 1° de abril, el día después de que el Gobierno nacional tomara la medida económica para proteger los puestos laborales en medio de la pandemia.

El abogado Ignacio Pandullo pretende que el despido se declare nulo, ya que su cliente tiene familia a cargo y ni siquiera cobró los haberes de marzo luego de ser desvinculado de la sucursal de Bulevar Rondeau al 1800. “En una época de especial incertidumbre, conseguir un nuevo trabajo es prácticamente imposible”, argumentó este sábado ante la consulta de Radio 10 Rosario​ sobre un recorte que también alcanzó a otros empleados.

Si bien el letrado apuntaba al dictado de una medida cautelar hasta que se resuelva la cuestión de fondo, la jueza laboral Bárbara Serrat descartó esa posibilidad porque el resultado es el que podría producir la sentencia. Desde la primera notifación el 16 de abril, el trámite se lleva a cabo por correo elecrónico como parte de las nuevas herramientas para evitar el contacto personal y reducir el riesgo de contagio de COVID-19.




Comentarios