Se trata de un cotillón que fue denunciado por vecinos en redes sociales. El viernes habían clausurado otros dos locales.


Un cotillón de zona sur fue clausurado por la Municipalidad de Rosario por haber abierto sus puertas pese al decreto nacional de aislamiento social preventivo y obligatorio por coronavirus.

La titular del área de Control, Carolina Labayru, confirmó que este sábado a la tarde, tras recibirse una denuncia a través de redes sociales oficiales, agentes de la Dirección General de Inspección municipal se hicieron presentes en un cotillón ubicado en avenida Uriburu al 1500. Según indicaron, el local estaba abierto al público, incumpliendo con el decreto nacional de aislamiento social obligatorio vigente hasta el 31 de marzo.

Los inspectores pudieron constatar que, además de estar abierto al público, los titulares del local comercial no pudieron acreditar la habilitación pertinente para funcionar. En consecuencia, se procedió a su clausura. Cabe destacar que el viernes se llevaron a cabo otras dos clausuras, una otro cotillón y la restante en un local de pagos y cobranzas que también estaban abiertos en pleno aislamiento obligatorio en todo el país.

Labayru agradeció la colaboración de la población en promover el cumplimiento de la disposición y destacó la rápida respuesta del Estado municipal en ese sentido. “El intendente Pablo Javkin ya expresó el compromiso absoluto de las áreas de control a fin de dar garantía del respeto a las normas dictadas por la pandemia por coronavirus”, sostuvo.

“Es un tiempo único y diferente. Si nunca fuimos tolerantes a las infracciones menos ahora. No vamos a permitir irregularidades que pongan en riesgo la vida de las personas”, agregó la secretaria de Control y Convivencia.




Comentarios