El sistema de colectivos urbanos opera con menor frecuencia y los taxistas no están obligados a operar.


La ciudad de Rosario se pone a prueba a partir del decreto histórico que definió la cuarentena obligatoria en todo el país.

Así este viernes, primera jornada de vigencia de la normativa, el transporte urbano de pasajeros funcionaba con la frecuencia de los días sábados y se anticipaba que este fin de semana y el lunes y martes feriados el esquema iba a ser el de los días domingos.

Las estaciones de bicicletas públicas, por otra parte, estaban operativas, mientras que los taxis estaban habilitados para brindar servicios, sin obligatoriedad de cumplir con la prestación.

En el microcentro y en el resto de las áreas con estacionamiento medido el sistema no estaba en funcionamiento.




Comentarios