El calor cedió por la noche pero estiman que el sol volverá a salir recién al final de la semana.


La última semana de verano en Rosario comenzó pasada por agua y el pronóstico no anticipa grandes cambios en ese sentido. Para los próximos días el pronóstico oficial anuncia cielo nublado y temperaturas medias que irán en leve ascenso.

Según el Servicio Meteoropolígico Oficial (SMN), la máxima prevista para este domingo es de apenas 20 grados. Hasta la tarde se esperan lluvias fuertes sobre la ciudad y luego precipitaciones aisladas por la noche, mientras que el viento irá bajando en intensidad desde el sudeste.

En lo que respecta a las jornadas siguientes, la marca del termómetro irá subiendo y estiman que el viernes será el día más caluroso con 28°. Las nubes, en cambio, se mantendrán sobre la región al menos hasta el miércoles y después el tiempo mejorarará.

El agua y el viento frío que sopló durante la madrugada en Rosario terminó de cambiar el panorama del sábado tras una tarde en la que la temperatura tardó en bajar. Además de la lluvia como impedimento para salir a la calle, el Centro Integrado de Operaciones (Cior) confirmó desvíos de colectivos en el centro por tareas de mantenimiento de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) en el Casco Histórico.




Comentarios