José Luis Conde, secretario de Obras Públicas municipal, indicó que la medida es paliativa a la espera de presupuesto para obras más profundas.


Tal cual lo había anticipado el intendente Pablo Javkin en los primeros días de gestión, la Municipalidad de Rosario pone en marcha un plan de bacheo que en los próximos cuatro meses promete intervenir calles en los seis distritos de la ciudad.

El encargado de dar detalles de la iniciativa fue José Luis Conde, secretario de Obras Públicas que indicó que “en esta primera etapa se pretende concluir contratos que ya estabas definidos en la anterior gestión” y que se paralizaron a partir del plan de austeridad que encaró sobre el cierre de su administración Mónica Fein. La primera fase trabará 65.110 metros lineales y demandará cerca de un mes y medio de plazo.

“El plan abarca casi 600 cuadras distribuidas en todos los distritos”, precisó el funcionario aunque hizo una salvedad: “probablemente no sea lo que el ciudadano pretende, pero es lo que se puede hacer”.

Conde aclaró así que las dificultades en el pavimento urbano son muy profundas. “La obra apunta a intervenir áreas de asfalto flexible, pavimento rígido en las paradas de colectivos y bacheo en general a la espera de mayor presupuesto para intervenciones más integrales”, explicó a Canal 3.

Entre los barrios donde se verán las cuadrillas de trabajo figuran Cristalería, Nuevo Alberdi, Uriburu, La Guardia, Fisherton, Grandoli y Arroyito, además de algunos sectores del macro y micro centro rosarino.




Comentarios