La movilización incluyó la desobligación del perosnal de 10 a 13.


En un contexto marcado por la crisis de las arcas de municipios y comunas en toda la provincia, el Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario organizó una nutrida protesta este miércoles para reclamar el cese del pago desdoblado de horas extras.

La huelga tuvo como escenario el frente del Palacio de Leones e incluyó al desobligación del personal en todas las reparticiones dependientes de la intendencia desde la hora 10 y hasta las 13.

“Hace prácticamente un año que venimos discutiendo la situación económica de la Municipalidad. Esto no es algo que surge ahora”, remarcó el titular del gremio, Antonio Ratner, respecto del conflicto que se desató a partir del anuncio del cronograma de pagos de octubre. Por segundo mes consecutivo, el Palacio de los Leones resolvió postergar las transferencias de haberes adicionales como parte de la ecuación para sostener la asistencia alimentaria y prestaciones sanitarias como prioridades.

Ante este escenario, el dirigente objetó que “ya se hizo habitual el desdoblamiento” y planteó que las horas extra “son parte del salario” de los trabajadores. El lunes, la intendenta Mónica Fein había pedido comprensión ante el reclamo, pero el mensaje cayó en saco roto.

Los municipales decidieron reunirse a partir de las 11 de la mañana frente a la Plaza 25 de Mayo para pronunciarse en contra del pago diferido como resultado de una asamblea de delegados que se llevó a cabo la semana pasada. En la misma también se plantearon otros problemas como la falta de personal, la ropa y equipamiento de trabajo.




Comentarios