Un padre dejó el auto mal estacionado para retirar a sus hijas de la escuela. Al ver que lo estaba por llevar la grúa, se subió y embistió contra el agente.


Un nuevo caso de locura al volante se vivió este martes en el centro rosarino, cuando un hombre al que le iban a llevar el auto al corralón por estar mal estacionado, atropelló dos veces a un agente de la GUM. También chocó a un taxi.

El increíble suceso se dio a las 17:30 de este martes en la esquina de la escuela Normal 3, de Entre Ríos al 2300. Un padre había dejado su Renault 19 blanco mal estacionado para retirar a sus hijas de la escuela, justo en momentos en los que se estaba realizando un operativo de tránsito en la zona.

Para evitar que lo multaran, atropelló dos veces al inspector

Al regresar diez minutos más tarde, se encontró con que el vehículo estaba por ser cargado a la grúa. Entonces salió corriendo disparado junto a las menores, las hizo ingresar a la parte trasera del vehículo y aceleró a fondo, atropellando al agente que le estaba labrando la multa. No conforme con ello, volvió a arrollarlo cuando el agente intentó detenerlo.

En su loca fuga por evitar la sanción, también chocó contra un taxi. Todo esto ocurrió cuando la zona estaba llena de gente, por la salida de chicos y maestros de la escuela.

El inspector sufrió lesiones en los tobillos y fue asistido por personal del Sies, que lo derivó al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). Afortunadamente solo sufrió heridas leves. Por su parte, se tomó la patente al vehículo cuyo conductor provocó el incidente, y se lo está buscando.




Comentarios