Las autoridades del hospital ratificaron que Marcos G. sufrió un daño "muy grave" y no descartaban operarlo.


Horas después del ataque armado contra un personal trainer de la zona oeste, los médicos encargados de atender a la víctima informaron que la víctima sufrió “un daño muy grave” y se encontraba con asistencia mecánica respiratoria este miércoles a la mañana.

El vicedirector del Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), Germán Camiletti, informó que Marcos G. estaba “muy complicado” luego de recibir un disparo en la cabeza cuando salía de trabajar del local ubicado sobre Mendoza y Sucre.

Desde el efector explicaron que tanto el equipo de neurocirugía como el de terapia intensiva realizaban “una evaluación constante” del paciente de 32 años. En diálogo con Canal 3, el directivo agregó que los profesionales todavía no habían decidido una intervención quirúrgica y que esperaban poder revertir el estado crítico en el que había llegado.

Camiletti apuntó que el muchacho herido fue atendido en la guardia alrededor de las 22.15. En tanto, su familia ya estaba apostada en el Heca para acompañarlo y esperar los partes médicos posteriores.

Los primeros datos obtenidos por la Justicia daban cuenta de que una persona no identificada bajó de un auto para abrir fuego contra el personal trainer, pero no se había establecido inicialmente si se se trató de un intento de robo. Lo cierto es que el vehículo huyó por Sucre cerca de la Estación Rosario Oeste y no había personas detenidas por el hecho.





Comentarios