Los autores de los disparos huyeron en auto este martes. Marcos G. se encontraba con pronóstico reservado.


En medio de la preocupación por los recientes ataques a balazos que incluyeron la ejecución de un policía, un hombre de 32 años fue internado este martes a la noche luego de ser herido mientras caminaba por la zona oeste rosarina.

El episodio fue confirmado por fuentes de las fuerzas provinciales y la víctima se encontraba con pronóstico reservado a raíz de las lesiones que sufrió en Mendoza y Sucre. De acuerdo a la versión preliminar, Marcos Alejandro G. fue emboscado poco antes de las 22 por dos personas no identificadas y buscaban establecer el motivo de la agresión.

En el marco del procedimiento, los uniformados que llegaron hasta el lugar pidieron la intervención del personal del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies). A partir del traslado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), los médicos de guardia informaron que el muchacho internado había recibido un disparo en la cabeza. Según informó Canal 3, el paciente trabaja como personal trainer.

En base a los testimonios recabados por el Comando Radioeléctrico, los investigadores comenzaron a trabajar sobre la hipótesis de que los sospechosos huyeron hacia el sur a bordo de automóvil. Más tarde, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) detalló que en el lugar encontraron dos vainas servidas y advirtieron que uno de los proyectiles había impactado contra el frente de una casa cercana. Los primeros indicios sugieren que un hombre fue el autor de los disparos luego de bajar del vehículo en el que escapó finalmente.




Comentarios