La policía argumentó que Gabriel Salazar se descompensó mientras lo llevaban a la comisaría.


La muerte de un hombre de 47 años que había sido detenido por la policía en la zona sudoeste rosarina derivó este fin de semana en una investigación judicial para esclarecer la actuación de las fuerzas de seguridad. La Fiscalía informó este lunes que, de acuerdo al testimonio de los efectivos, el acusado se descompensó.

El procedimiento a cargo de agentes del Comando Radioeléctrico se llevó a cabo en Vera Mujica al 4400. Allí el personal aarrestó a Gabriel Salazar, a quien habían denunciado por disturbios y desmanes e incluso le atribuyeron amenazas con un cuchillo a los vecinos de barrio Acindar.

El sospechoso iba a ser alojado en la Comisaría 18°, pero los uniformados afirman que sufrió un problema de salud mientras lo llevaban en el patrullero y decidieron trasladarlo al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). Allí se produjo su deceso, por lo que se pidió la intervención de la unidad de Homicidios Culposos.

Según indicaron desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA), el fiscal Walter Jurado ordenó que la autopsia del cuerpo se realice la semana que viene de acuerdo al protocolo de Minnesota, dado que la muerte se produjo mientras el paciente estaba bajo custodia policial. En paralelo, los investigadores confirmaron el secuestro del arma blanca y también entrevistaron a los familiares de la víctima para despejar las dudas sobre el hecho.




Comentarios