Dos de ellos cumplían condenas por homicidios, mientras que el otro por múltiples delitos. Ya son seis los recapturados.


De los nueve presos que se fugaron insólitamente del minibus que los transportaba por la Autopista Rosario – Santa Fe, seis ya fueron recapturados, y según las autoridades provinciales hay “pistas firmes” para dar con los otros tres, dos de los cuales estaban cumpliendo una pena por homicidio en Coronda.

Este es el perfil de los tres delincuentes que continúan prófugos:

Leandro Ubaldo Cabalie: rosarino de 32 años. Cumplía una condena en Coronda por homicidio.

El perfil de los tres delincuentes que continúan prófugos en Santa Fe

Mariano Ezequiel Cardozo: rosarino de 29 años, condenado por robo seguido de muerte agravado por el uso de arma de fuego.

El perfil de los tres delincuentes que continúan prófugos en Santa Fe

Hugo Peralta: nacido en Corzuela, Chaco. Está condenado a 20 años por los delitos de amenazas calificadas, robo simple, robo calificado por uso de arma de fuego.

El perfil de los tres delincuentes que continúan prófugos en Santa Fe

Los capturados hasta el momento

Luego de la fuga, ocurrida el miércoles 8 de mayo, ese mismo día las fuerzas policiales recapturaron a Alberto Augusto Quiroz, de 42 años y con condena por 13 años por homicidio en ocasión de robo. También arrestaron a Diego Alberto Sosa, de 25 años, que cumplía una condena de seis años por robo calificado.

El 9 de mayo cayó Nahuel Arce, de 26 años, con pena de ocho años de prisión por homicidio. Lo capturaron manejando un Renault 19 El lunes 20, en la zona sur de Rosario, atraparon a Alejandro Andrés Candia, de 33, con condenas por violentos delitos a mano armada, robo y evasión reiterada.

Los últimos encontrados fueron Carlos Andrés D’Ángelo, de 33 años, y Alfredo Patricio Rojas, de 35, ambos con condena por homicidio. El procedimiento de arresto fue llevado adelante por la Brigada de Contrainteligencia de la Policía de Investigaciones, con colaboración de la Federal, en una villa de emergencia ubicada en el Gran Buenos Aires. Los agentes trabajaron de encubierto, disfrazados de cartoneros para dar con ellos.




Comentarios