Mientras en el país los vecinos exigen a los funcionarios que se reduzcan los salarios, en Río Primero, la mandataria municipal aseguró que "está descartado" fundamentando que "nosotros seguimos trabajando como cualquier otro día".


Este lunes se llevó a cabo en distintos puntos del país, una masiva manifestación que incluyó cacerolazos, convocada por redes sociales bajo la consigna #RuidazoNacional, para reclamar que los políticos se reduzcan sus sueldos al 50 por ciento para ahorrar 6 mil millones de dólares que deberían destinarse a la lucha contra el coronavirus.

El pedido incluye al Poder Ejecutivo, Legislativo y también al Judicial.

El pedido tomó más fuerza luego de que el presidente Alberto Fernández dijera a los empresarios: “Muchachos, les tocó la hora de ganar menos”, dando pie al reclamo colectivo de los ciudadanos.

En Córdoba, lo dicho por el presidente trajo a la memoria lo expresado meses atrás por el diputado nacional Carlos Caserio, cuando en una entrevista sostuvo que “la clase política no es la que hace esfuerzos”.

En Arroyito, los vecinos reclamaron una reducción del 50 por ciento y los concejales propusieron recortarse solamente el 20 por ciento.

En Balnearia recortaron sus sueldos políticos al ingresar la nueva gestión como consecuencia de la emergencia económica que atraviesa el Municipio. A cambio ahora se pidió la colaboración de entidades como Cooperativas, Mutuales y empresarios, para conformar un Fondo de Emergencia que atienda a los sectores más vulnerables de la localidad.

Y en Río Primero, el bloque de Cambiemos pidió por nota el 23 de marzo la reducción de los salarios políticos, pero la respuesta de la mandataria municipal, Cristina Cravero fue que “lo hemos analizado y descartado porque nosotros seguimos trabajando con disponibilidad plena, como cualquier otro día, incluso sábados, domingos y feriados”, y se justificó asegurando que los empleados de las categorías más altas (de la 19 a la 24) “de los cuales algunos fueron funcionarios de las gestiones anteriores, cobran más que la mayoría de mis funcionarios”.




Comentarios