Golpearon a una jubilada docente , la arrestaron y le hicieron firmar una declaración para soltarla.


La policia de Santa Cruz continúa protagonizando las noticias. A la protesta de de este jueves se suma un hecho grave que fue denunciado. El asesor legal de la víctima, Dr. Jorge Trevotich contó sobre el operativo que se montó por partes de efectivos de la Comisaría 1ª, quienes en teoría “acudieron por una denuncia anónima por una fiesta clandestina en un departamento”.

A partir de una denuncia anónima, efectivos de la Comisaría Seccional 1ª de la Policía de la Provincia de Santa Cruz, irrumpieron en el domicilio particular de Monica Leiva, un departamento ubicado en calle Tucumán 61 de nuestra ciudad capital, donde maniataron y golpearon a la mujer, e incluso la trasladaron arrestada hasta la dependencia policial.

La acusación era que la mujer estaba realizando una “fiesta clandestina” en dicho departamento, lo que generó el brutal procedimiento cerca de las 2AM de la mañana. El hecho ocurrió hace dos semanas, aunque recién ahora trascienden los detalles de lo sucedido.

El Dr. Jorge Trevotich explicó que“la policía lo presentó como que habían realizado una denuncia de que en ese domicilio se estaba desarrollando una fiesta clandestina” “El hecho es que mi clienta -señaló el letrado- es una docente jubilada que nunca tuvo antecedentes penales y se encontró con efectivos policiales en su domicilio que a las 2 de la mañana golpearon la puerta de una forma como para tirar la puerta abajo”

Según el abogado, “una vez que Leiva abre la puerta se empieza a dar una discusión entre ella y la policía, ya que además de no estar desarrollándose una fiesta clandestina, tampoco había música fuerte o algo que indique estar contraviniendo algo. “Ella vive en el 4″ piso. La policía empezó a empujarla, la tiraron al piso. La golpearon tanto los policías hombres como la mujer policía que estaba ahí”.

Finalmente según relata el Dr. Trevotich, se la llevaron detenida a ella y a la pareja de ella que salió “alertado por el griterío para saber qué pasaba” Una vez en la comisaría y esposados dentro de los calabozos, la pesadilla no terminaría ahí, ya que provocado “por los golpes de la mujer policía que se ensañó con mi clienta – indicó Trevotich-

Mónica Leiva pidió ir al baño para vomitar, pero se lo negaron y terminó vomitando en el calabozo. La policía que la pateaba y que le pisaba las manos le trajo un balde con agua al mejor estilo de la época del proceso militar para que limpie el vómito o no se iba a ir de ahí. Pasaron unas 6 horas esposados en el piso del calabozo. Esto es un tremendo abuso de autoridad y apremios ilegales de acá a la China”.

“Le pedimos al juez de turno que secuestre las imágenes de las cámaras. Nosotros hicimos la denuncia en Jefatura de Policía, fuimos muy bien atendidos. El jefe de policía me llamó para confirmar que se realiza el sumario administrativo a todos los efectivos incolucrados” señaló.

“Se pidió el detalle de los efectivos que intervinieron esa noche. Existen dos causas en curso actualmente; una penal por apremios ilegales contra los efectivos de la fuerza policial y otra, de sumario interno de la Policía”, explicó Trevotich.

Fuente: EL MEDIADOR




Comentarios