La caída de un ascensor del Paseo Ribera de Río Cuarto tiene una explicación y aunque cueste creerlo fueron nueve adolescentes los que subieron al elevador cuya capacidad máxima es de cuatro, indicaron los bomberos que trabajaron en el lugar, en la siesta del miércoles.

//Mirá también: Habrá una nueva delegación de Policía Federal en la provincia de Córdoba

Así como suena, los chicos ignoraron los carteles de seguridad y se apretujaron en el ascensor, que cayó desde el tercer piso del centro comercial, dejando como saldo a dos de ellos heridos, internados en el hospital Padua.

En tal sentido, el jefe de Bomberos Voluntarios, Guillermo Rafti, explicó que “ese ascensor se precipita por un exceso de personas que subieron”, comentó en declaraciones a Puntal.

Seguidamente, destacó que “está bien detallada la cantidad de personas admitida, que son cuatro. Acá han subido nueve adolescentes excediendo el peso máximo”, aseguró el bombero.

“Gracias a Dios que el sistema de seguridad funcionó correctamente, y si bien fue un golpe en seco, no tuvo las consecuencias que hubiese tenido si la caída se hubiera registrado al vacío”, concluyó.