La sargento ayudante de Policía de Córdoba, Nancy Salinas, recibió un condena de 3 años y 10 meses de prisión por el delito de encubrimiento, en el marco de la desaparición del joven Nicolás Sabena, en Río Cuarto.

El caso tomó relieve nacional ya que la mamá del joven desaparecido, Rosa Sabena, hizo la carrera de abogacía para poder comprender y luego participar de la causa penal que terminó con la prisión para los responsables de la desaparición del muchacho.

La policía había sido acusada de colaborar desde su cargo público con Pepe Vargas Parra, el principal sospechoso en la desaparición, al que le brindaba algunas informaciones sobre los avances de las pesquisas.

El juicio se resolvió en la tarde del martes y el tribunal integrado por los jueces Daniel Vaudagna, Natacha García y Mariano Correa de la Cámara Primera del Crimen tomó la decisión por mayoría, informó Puntal.

Salinas permanecerá en libertad hasta tanto no quede en firme la condena, cuyos fundamentos se darán a conocer en febrero.

Tras la desaparición y muerte de su hijo, en 2008, Rosa Sabena decidió cursar la carrera de Derecho, para poder entender y participar en la causa contra el clan Vargas, los narcos que fueron condenados por el crimen, y ahora fue querellante contra la policía, condenada por colaborar con los delincuentes.