Por estas horas todo es materia de investigación en torno a la muerte de un kiosquero, que fue hallado sin vida este mediodía de miércoles, en el interior de su negocio del barrio San Antonio de Padua de la ciudad de Río Cuarto, informaron voceros judiciales.

La víctima es Luis Eduardo Díaz, de 71 años, a quien encontraron sin vida en el piso de su pequeño local comercial de la calle Río Grande al 600, con evidentes signos de violencia, que son el motivo por el que se montó un operativo especial en el lugar, con la presencia de peritos que intentan recolectar material probatorio.

En tal sentido, el fiscal de Instrucción, Fernando Moine, reconoció que se trató de “un hecho violento”, dijo a la prensa local pero se excusó de verse impedido de aportar más detalles para no entorpecer la investigación que conduce, con aporte de los efectivos de la Policía Judicial.