Juan Moreyra es viudo, tiene 84 años y ha decidido dejar como legado la titularidad de su empresa a Deolinda, su empleada de confianza que lleva 40 años trabajando en la firma Moreyra Gomas, en Coronel Moldes.

Su historia ha conmovido a la comunidad, que resalta el gesto que premia la lealtad y el compromiso de esta mujer, que comenzó a trabajar allí a los 12 años y desde entonces es como parte de la familia.

“Después de 64 años he cambiado la firma, esta decisión la habíamos tomado con mi esposa y Deolinda quien hace 40 años que trabaja acá”, contó a LV16.

Así las cosas, Juan se retira pero sabe que su emprendimiento de toda la vida queda en buenas manos: “mi salud no me permite estar más frente a la firma, pero todo sigue igual, la atención sigue siendo como antes y cada vez mejor”, se entusiasmó.

“Extraño mucho a mi esposa, fuimos muy felices, disfrutamos bien, salíamos a cenar, nos íbamos todos los años de vacaciones, no le pedimos nada a nadie, ni me jubilé, ni nada”, recordó el empresario.

Por su parte, Deolinda no tiene menos emoción y expresa: “soy de una familia muy humilde, de muchos hermanos y no podíamos estudiar, así que me mandaron a trabajar. Cuando me preguntaron qué sabía hacer les dije de todo, pero no sabía hacer casi nada, así que todo lo que sé y quién soy se lo debo a ellos”, agradeció.

“Me dio la posta, es un gran compromiso y seguiremos con el sistema de él. La verdad estoy agradecida porque pensó en mí, no sé cómo explicarlo, es una emoción fuerte, yo estuve con ellos todos estos años y ellos siempre me ayudaron”, finalizó.