Como no podía llegar el anestesista, la trasladaron desde Villa Huidobro a Laboulaye y en el camino nació el niño. Todos está bien.


Por las trabas ya conocidas entre La Pampa y Córdoba, el anestesista de Realicó no puede atender más en la vecina Villa Huidobro y esta mamá tuvo que ser trasladada a Laboulaye, pero el niño no quiso esperar y nació en la ambulancia.

Es una historia más de esta cuarentena y sus “aduanas internas” pero que por suerte tuvo un final feliz y tanto Carmen como su “bebu” recién nacido están en buenas condiciones, según contaron los médicos a Cabledigital.

Ante la imposibilidad de que el anestesista pudiera llegar a Huidobro, el ginecólogo de Carmen resolvió este traslado hacia Laboulaye, pero el parto sucedió en la ruta, en la ambulancia.

El médico y una enfermera fueron los encargados de traer al pequeño al mundo en un parto que fue exitoso, dijo el intendente de Huidobro, Silvio Quiroga: “como no lo dejaban pasar al anestesista de Realicó para acá se tuvo que hace el traslado a Laboulaye e iban el ginecólogo con la enfermera tuvieron que hacer el parto en la ambulancia y lo hicieron de manera exitosa”, relató.




Comentarios