Sólo los novios y dos testigos están permitidos en las ceremonias.


La flexibilización de la cuarentena abre las puertas a una nueva normalidad en Río Cuarto, donde ya se realizaron los primeros casamientos presenciales, la semana pasada.

Con un protocolo estricto y el permiso para la pareja y sus dos testigos, el Registro Civil de la ciudad retomó las bodas civiles, con ceremonias que habían quedado postergadas por el inicio de la cuarentena, según relató Jorgelina Fernández, directora del Registro Civil.

Las primeras cinco bodas marcaron un cambio bastante importante con lo que se acostumbraba: “nos parece todo muy raro, hablar 15 o 20 minutos con un barbijo es bastante complicado”, comentó la funcionaria a Telediario Digital.

Todo ha cambiado y parece que no será tarea sencilla el acostumbrarse porque “normalmente los contrayentes están tomados de la mano, muy cerquita y la familia está muy cerca”, contó Fernández y agregó que “esto ha requerido incluso una preparación mental previa, porque es todo lo opuesto: faltan los besos, la mano y hasta los hijos porque muchas veces hay parejas que se casan y yo hago que sean los hijos los que entregan la libreta de familia”, dijo.

Finalmente contó que no se habián registrado pedidos durante la cuarentena dado que la gente no sabía cuándo volvería a funcionar el Registro por los que los casamientos celebrados en este regreso “eran parejas que nos habían quedado pendientes, marzo es una época en la que se casa bastante gente”, concluyó la directora.




Comentarios