El hombre fue atacado en la puerta de su casa y perdió el conocimiento por un golpe.


Un hecho de violencia pone en alerta una vez más a los vecinos de Río Cuarto, con una historia que sorprende por los detalles singulares del ataque.

Ocurrió el domingo en barrio Alberdi, cuando Edgardo Barotti y su hijo se disponían a ingresar a su casa, pero fueron atacados a pedradas por un grupo de muchachos que estaban en la esquina de Sarratea y Entre Ríos.

Sin mediar palabra y sin más objetivo que agredirlos porque sí, esta patota arrojó piedras sobre los dos hombres y en esa circunstancia fue el más joven salió a correr a los atacantes mientras su padre trataba de impedir la violencia.

Allí fue que uno de los agresores le dio un botellazo en la cabeza a Edgardo, que quedó tirado en la vereda, inconsciente.

“Estábamos entrando con mi hijo cuando empezamos a sentir lluvia de piedras. Eran unos chicos jóvenes. Mi hijo salió a correrlos y yo salí atrás para defenderlo. Al llegar a la esquina sentí el golpe en la cabeza que me desmayó”, contó la víctima a Puntal.

El hecho suma preocupación y este vecino resalta que no es algo novedoso: “no fue por robo no, fue vandálico”. Debe ser producto del alcohol y la droga que es algo muy frecuente acá”, comentó sobre la inseguridad que viven en el barrio Alberdi: “nos sentimos desprotegidos en esta zona”, concluyó alarmado.




Comentarios