La Fundación Rewilding Argentina informó en la tarde de este lunes que ayer se pudo observar en las aguas del río Bermejo, a la altura de El Impenetrable chaqueño, a una nutria gigante o lobo gargantilla, especie que se creía extinta ya que los últimos registros que se tenían de este animal datan de 1980.

A través de sus redes sociales desde la Fundación detallaron que, particularmente, en esta zona la extinción de este mamífero data desde hace 100 años atrás, lo que hace el descubrimiento mucho más valioso.

“En el día de ayer, en un alto de nuestras tareas en la Estación de Campo El Teuco, nuestro director de Conservación, Sebastián Di Martino, salió a kayakear y al poco tiempo escuchó un chapoteo en el agua, parecía ser un lobito de río”, detalla la publicación hecha por la Fundación en sus redes.

Menciona además que al detenerse a observarlo el animal produjo un grito que lo alertó ya que le recordaron mucho a los sonidos que profieren Coco y Alondra, dos animales de la misma especie que actualmente se encuentran en un corral de presuelta que la Fundación tiene en el Parque Iberá.

“Ya con el celular en mano comenzó a filmarlo y cuando este animal se irguió en el agua y mostró su pechera blanca no quedaban dudas. Se trataba de un ejemplar de nutria gigante”, precisaron.

“La inmensa mayoría de las personas que trabajamos en Rewilding Argentina vivimos en el territorio, donde nos dedicamos a crear parques naturales e intentar revertir la crisis de extinción de especies que asola a nuestro planeta, y la naturaleza nos regala momentos como este casi todos los días”, aseguraron.

La nutria gigante apareció el lunes pasado en el Parque Nacional El Impenetrable.@rewilding_argentina | Instagram

Desde la Fundación recordaron el trabajo que realizan, a través del proyecto para devolver la nutria gigante en Iberá, es el primero que intenta traer de vuelta a un mamífero extinto al país, sin embargo “nos equivocamos, y estamos muy alegres en admitirlo”.

“El Impenetrable sigue dándonos sorpresas, mostrándonos que la naturaleza es resiliente y que, si la ayudamos un poco, puede recuperarse”, destacaron.

Advirtieron que ahora “toca ahora enfriar la cabeza y pensar acciones de conservación para proteger a este ejemplar y a otros que pudiera haber por la zona” y que “urge patrullar el río Bermejo, hoy en manos de los cazadores furtivos”.

“La nutria gigante, el yaguareté, el ciervo de los pantanos, el venado de las pampas, el guanaco, la tortuga yabotí, están volviendo o volverán pronto al Impenetrable Chaqueño”, valoraron.