El concejal por la UCR, Carlos Salom mostró su desacuerdo con la actitud del intendente de Resistencia, Gustavo Martínez, quien remitió un presupuesto para 2021 donde “se pone en evidencia que pretende superpoderes y además encubre un nuevo impuestazo para los vecinos”.

El proyecto de ordenanza del presupuesto municipal 2021 fue remitido a la Comisión de Hacienda del Concejo Municipal la semana pasada, y podría ser aprobado antes de fin de año. El mismo prevé incremento de impuestos y tributos municipales del 45% en promedio.

“Este es un año difícil, donde las prioridades de los ciudadanos han cambiado debido a la escasez de recursos, como las de muchos que perdieron sus trabajos, de los que no recaudan igual que el año anterior, de los que cerraron sus negocios, de los que día a día pierden ventas o simplemente son víctimas de la hiperinflación que padecemos y que se quiere ocultar para seguir metiendo la mano en el bolsillo de los contribuyentes”, afirmó el concejal radical.

Carlos Salom, concejal de Resistencia por la UCR.

También indicó que “está claro que Gustavo Martínez no dimensiona que Resistencia es una ciudad dentro de una provincia pobre”, que no tiene sustento propio y debe vivir de lo que envía Nación en materia de Coparticipación, por lo tanto querer seguir sacando plata a los vecinos parece muy descarado y lejos de la realidad, aseguró el concejal Salom.

Desde su lugar de concejal por la oposición, llamó a la reflexión del jefe comunal de Resistencia “para que se ponga al frente de las necesidades de los vecinos, en este año difícil por la pandemia y la cuarentena desproporcionada que ejecutó el Gobierno nacional y provincial”.

“El municipio no atendió los aportes que hemos realizado para minimizar la crisis de todos los sectores comerciales, públicos, privados, industriales, de los cuentapropistas, sobre lo cual no hubo convocatoria por parte de quienes gobiernan, ni participación en momentos duros que vivieron, por lo tanto pedimos más gestión y menos presión para los vecinos, dejando de lado la recaudación para intereses políticos partidarios, ya que los vecinos ya no dan más”, concluyó Salom.